¿QUÉ NOS DEJARON LOS ROMANOS? EL LEGADO ROMANO



Roma y su imperio han dejado una gran huella en nuestra sociedad actual, en temas que abarcan desde la arquitectura y la construcción hasta la literatura, el derecho e incluso en pequeños detalles de la vida cotidiana.
La aportación más notable de Roma a la cultura occidental fue el derecho romano, su legislación. Gracias a su estructura jurídica, separada de la moral, la religión y que tendía a la igualdad entre todos los hombres, el imperio se mantuvo tantos siglos.

El latín, su idioma, tuvo una gran importancia como elemento normalizador. Con el idioma, Roma extendió su cultura a lo largo de los territorios conquistados, y con la difusión de su cultura se cimentó la unidad del pueblo romano.
El latín dio origen a un gran número de lenguas europeas, denominadas lenguas romances, como el español, el francés, el italiano, el portugués, el gallego, el rumano, el catalán, etc. Actualmente el latín solo es idioma cooficial en la Ciudad del Vaticano junto al italiano.

Otra de las grandes aportaciones romanas es el arte y la arquitectura, especialmente sus construcciones públicas, que responden al carácter práctico de los romanos. Sus edificaciones se caracterizan por su grandiosidad y su solidez, que ha permitido que muchas de ellas perduren hasta la actualidad. Al igual que el latín, sus construcciones ayudaron a normalizar y cimentar la cultura romana en los territorios conquistados por Roma.
Edificaron por todo el imperio Basílicas, que eran usadas para administrar justicia y ocupaban un lugar preferente en las ciudades romanas.
Termas, recintos públicos destinados al ocio, donde las personas podían lavarse; hacer ejercicio, encontrarse con amigos, hablar de los asuntos cotidianos o, simplemente, relajarse.
Teatros, donde se escenificaban obras teatrales del periodo clásico. Su forma derivó de los teatros griegos.


Anfiteatros, como el Coliseo de Roma, que eran utilizados para acoger espectáculos y juegos, la diferencia con los teatros es que el anfiteatro es de forma circular u ovalada, mientras que el teatro es semicircular. El más conocido es el Coliseo de Roma, donde tenían lugar las luchas a muerte entre los gladiadores. Tenía una capacidad para 250.000 espectadores, más que cualquier recinto deportivo de la actualidad, aunque no solía quedar ni un solo asiento vacío.
Circos, usados para las carreras de carros tirados por caballos, que eran el deporte más popular de Roma y gustaba a todas las clases sociales. En los circos también se hacían representaciones que glorificaban los acontecimientos del Imperio, como batallas navales, para lo cual el circo era llenado de agua, tenían forma de herradura, inspirados en los hipódromos y estadios griegos pero mucho más grandes.
Acueductos, canales artificiales que permitían transportar agua continua desde lugares remotos hasta las ciudades romanas.
Arcos de triunfo, eran construidos para conmemorar una victoria militar, cada uno estaba dedicado a un general victorioso.
Puentes, gracias a los arcos romanos los puentes que anteriormente no podían soportar condiciones extremas, no solo aguantaron dichas condiciones sino que además muchos de ellos todavía se mantienen en pie en la actualidad.
Calzadas o vías romanas, era el modelo de camino usado por Roma para la unificación de su Imperio. Cubrían más de 80.000 quilómetros. Se tardó casi 500 años en construir esta enorme red de vías, que comunicaba el Imperio de un extremo a otro.
El Arco y la Bóveda, son los elementos más significativos de la arquitectura romana, además del empleo de un primitivo hormigón, todos ellos, elementos desconocidos entre los griegos.

4 comentarios:

facundo dijo...

holaaaaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

hoygan esta in formacion estubo de losas interesante. sobre roma

Anónimo dijo...

es buena esta informacion si te sirve lo digo de esperencia

Anónimo dijo...

muy buena informacion me ayudo de mucho